Parque Nacional de Monfragüe

Monfrague_desde_el_castillo

En el corazón de la provincia de Cáceres, entre los municipios de Trujillo, Plasencia y Navalmoral de la Mata, encontramos el primer parque nacional de Extremadura, el de Monfragüe. Solo el paso del río Tajo, entre sus suaves montañas, es capaz de alterar un paisaje que se ha repuesto con los años a la mano del hombre. En 1979 consiguió la declaración de Parque Natural, pero para llegar hasta allí el camino no fue precisamente fácil, ya que se puede decir que todo fueron obstáculos. En la década de los 60 y 70 tuvo que soportar la amenaza que suponían las plantaciones de eucaliptos, la presencia de grandes depredadores y la construcción de las presas de Torrejón-Tajo y Torrejón-Tiétar, que originaron la eliminación de las riberas. Uno de los grandes abanderados de esta lucha fue Jesús Garzón, un amante de la naturaleza de Monfragüe que luchó contra viento y marea contra los alcaldes, administraciones y propietarios de las fincas del entorno para conseguir la protección total del parque, algo que a la larga acabaría con su declaración como Parque Natural.

cerfsLos reconocimientos acumulados desde los años 80 sirvieron para realzar los grandes valores de este espacio, que presume de una alta biodiversidad y de ser una de las manchas de bosque mediterráneo con mejor conservación. El que algo quiere algo le cueste, se suele decir. Pues como no se lo pusieron fácil la búsqueda de la declaración de Parque Nacional se prolongó durante muchos años, ya que se había planteado a comienzos de los noventa, pero no fue hasta 2007 cuando consiguió ingresar en el prestigioso club de esta red de parques nacionales. Los motivos que le llevaron a conseguir este título se debe sobre todo a su rico ecosistema de monte y matorral mediterráneo, además de multitud de especies en peligro que encuentran cobijo aquí. Otros valores que se tuvieron en cuenta fue la conservación de los aprovechamientos tradicionales o las formaciones geológicas, que le permiten ser un espacio único. Estamos hablando de un Parque de 18.396 hectáreas, que en su momento fue zona de tránsito para los romanos. Si nos montamos sobre un helicóptero y damos una vuelta por Monfragüe presenciaremos densos bosques de encinas y alcornoques rodeados de una cadena de sierras, con dos ríos atravesando el paisaje. De esta manera breve y concisa se podría describir este espacio.

encinasLos dos ríos mencionados son el Tiétar y el Tajo. Extremadura no destaca precisamente por la altura de sus sistemas montañosos. En este caso hacemos referencia a pequeños picos que no alcanzan los 800 metros de altitud, nada que ver con las montañas que se pueden encontrar en otros parques nacionales como Sierra Nevada o los Picos de Europa.

buitre leonadoSi por algo es conocido Monfragüe es por sus aves, así que los aficionados a la ornitología están de enhorabuena. Aquí se encuentran algunas de las especies más representativas del panorama nacional como el buitre negro, la cigüeña negra, el águila imperial o el lince, todas ellas en peligro de extinción. Su riqueza de especies le ha otorgado el reconocimiento como Zona Especial Protección de Aves (ZEPA) y en él encontramos posiblemente las mayores colonias de estas especies. Aunque suene raro, la vida de estos animales gira en torno al agua, ya que el río Tajo y el Tiétar se encargan de modelar grandes farallones donde encuentran acomodo el halcón peregrino, el búho real, el buitre leonado y el águila perdicera. Otros sin embargo deambulan por las orillas de estos ríos como los cormoranes, mitos, martín pescador, nutrias y ruiseñores.

halcon peregrinoEn el capítulo de mamíferos abundan las especies de caza mayor como el ciervo, corzo y jabalí y de otros de caza menor como la liebre y el conejo. Hay muchas dudas sobre la existencia del lince ibérico, ya que las únicas referencias sobre su presencia se remontan a un avistamiento en 1992 y a varias escuchas en 2003. A estos animales hay que sumarles reptiles, peces y anfibios.

Jeune MJeune Mara ou lièvreEl Monfragüe representa los valores del bosque mediterráneo, pero sin descuidar ciertos aspectos más propios del ámbito atlántico y continental. Esto hace que destaque por su gran biodiversidad. Entre las plantaciones arbóreas que abundan se encuentran los alcornocales, brezales, madroñales, encinares, jarales, fresnos, alisos y quejigos.

alcornoquesPese a que el hombre no ha modificado este paisaje se puede decir que el aspecto que presenta en la actualidad se debe a todas aquellas actividades realizadas por los humanos durante siglos, que le han permitido conservar el equilibrio ecológico. Entonces podemos decir que la explotación de los recursos naturales como la agricultura, ganadería o extracción del corcho, además de presentarse como medios socioeconómicos de los pueblos, también sirvieron para estabilizar y proteger el entorno, algo que no parece realmente fácil.

Siempre hablamos de la presencia del hombre en estos espacios como algo negativo, pero en Monfragüe se han detectado su mano en forma de pinturas rupestres, que pueden tener su origen entre 5.000 y 3.000 años antes de Cristo. Esto supone que el hombre encontró un hábitat adecuado en estos parajes. En la actualidad todavía ofrece a sus habitantes importantes recursos naturales como bosques con frutos, agua y animales para la caza.

En las inmediaciones del Parque aún se conservan restos de la época prerromana. El capítulo histórico de Monfragüe es evidente gracias a la presencia de restos de puentes, calzadas y fuentes de la época romana, algo hasta cierto punto lógico debido a la cercanía de la ruta de la plata, que une Asturias con Andalucía. También se encuentran restos de atalayas defensivas.

buho realEste espacio se puede dividir en cuatro zonas, donde se busca compatibilizar la conservación del ecosistema con el disfrute por parte de las personas y la realización de actividades. Según la Ley de Declaración y el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales y el Plan directo de Parques Nacionales estas divisiones hacen referencia a:

  • Zonas de reserva: En ella tienen cabida las especies más amenazas. Representa algo más de la mitad de la superficie total del parque. Es posiblemente el espacio con más calidad biológica.
  • Zonas de uso restringido: Supone el 46% de la superficie total, que representan 8.602 hectáreas. El medio tiene una calidad muy alta, pero con la posibilidad de realizar un uso controlado y limitado del mismo.
  • Zonas de uso moderado: Posibilidad de que se desarrollen actividades recreativas y educativas sin que afecten a la conservación del espacio.
  • Zonas de uso especial: Por su menor calidad ambiental permite que se utilice para usos público, facilitando que en esta área se pongan en marcha las actividades e instalaciones que favorezcan al desarrollo socioeconómico de los vecinos de la zona.

lince ibericoAlrededor del Parque Nacional se hallan otras dos áreas protegidas:

  • Zona periférica de protección: Tiene como misión evitar que se dañe el paisaje o el medio del parque. En total abarca 97.764 hectáreas, que se corresponden con la superficie que representa la Zona de Especial Protección para las Aves.y con la zona declarada Reserva de la Biosfera.
  • Área de influencia socieconómica: Hablamos de 195.502 hectáreas que incluyen catorce municipios extremeños: Casas de Miravete, Casatejada, Casas de Millán, Deleitosa, Jaraicejo, Higuera, Mirabel, Malpartida de Plasencia, Saucedilla, Romangordo, Serrejón, Serradilla, Torrejón el Rubio y Toril. En este espacio lo que se pretende es que fomentar el desarrollo socioeconómico de los territorios de la zona sin que afecte al patrimonio natural.

bosque monfragúe


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *