Potes, un baño de naturaleza junto a los Picos de Europa

potes

Potes, es una de las puertas de acceso a los Picos de Europa y capital del concejo de Liébana, gracias a que en él confluyen los cuatro valles que conforman la comarca: Valdeprado, Valdebaró, La Hermida y Cereceda. Se ubica en la parte más occidental de Cantabria, casi al borde de Asturias. Es un territorio envuelto de tranquilidad, todo un remanso de paz. Apenas cuenta con 1.500 habitantes, que se dedican fundamentalmente al sector servicios, explotando al máximo los beneficios de los Picos y de todos los monumentos que tiene. Quedarnos únicamente en su maravilloso entorno rural sería injusto.

No debemos de pasar por alto su maravilloso casco antiguo, declarado Bien de Interés Cultural. Siglos de historia se acumulan en sus calles atravesadas por numerosos puentes. Otros rincones arquitectónicos a explorar son los palacios solariegos y las casonas, entre ellas la casa-torre de Orejón de la Lama o la iglesia de San Vicente. Pero sin lugar a dudas la torre del Infantado, que en la actualidad acoge el Ayuntamiento, es el principal referentede su patrimonio artístico.

san vicente Es un territorio con pendientes pronunciadas, con un fondo protagonizado por los Picos de Europa, y donde uno de los pocos tramos llanos lo localizamos entre los ríos Quiviesa y Deva a su paso por el pueblo.

Tengo que reconocer que en mi época de estudiante me canse de escuchar como un profesor nos recordaba la necesidad de tener presente la historia para no repetir en el futuro los mismos errores.Yo lo extendería a algo más. Soy de los que piensa que el pasado de una villa acaba marcando un paisaje e incluso a sus gentes, lo que en ocasiones puede ser explicativo de diversos comportamientos y actitudes. Sin querer dar una clase de Historia, me gustaría detallar de manera breve su origen histórico, que atribuyen al rey Alfonso I en un intento de repoblarlo. La construcción de numerosos monasterios en la zona también sirvió de aliciente para facilitar el doblamiento en torno al siglo VIII. A partir del XIII se sucederían un conflicto de herencias entre Mendozas y Manriques. Los indianos (emigrantes retornados) siempre tuvieron un papel importante en el desarrollo de esta zona de Cantabria y el oriente asturiano, ya que eran personajes de los pueblos que regresaban tras un periplo en las Américas y levantaban espectaculares construcciones. A pesar de sufrir las secuelas de la Guerra Civil en forma de incendio, muchas de sus edificaciones fueron reconstruidas y el actual aspecto que presenta la villa tiene que ver mucho con esa restauración, que le valió en 1983 ser declarada Conjunto Histórico Artístico.

Torre_del_Infantado,Sin lugar a dudas la edificación más emblemática de Potes es la Torre del Infantado. Hablamos de un edificio de muros con planta cuadrada de cuatro pisos y azotea. Aseguran que se levantó sobre otra ya existente. Durante la etapa de reforma que soportó el municipio, en los años 40 del siglo pasado sufrió una profunda rehabilitación para albergar la sede del Consistorio. La necesidad de darle un uso era más que evidente si se tienen en cuenta que estaba en un estado de abandono. Sufrió un importante lavado de cara con intención de darle una imagen más monumental y conseguir una fachada simétrica.

Otra edificación capaz de soportar el paso del tiempo y de convertirse en un referente arquitectónico es la torre de Orejón de Lama. Se trata de una construcción de tres plantas enclavada entre dos casas. Se levantó en torno a 1500 y en la actualidad se le ha dado uso como sede de exposiciones.

La azarosa vida de Potes facilitó la importante construcción de unas cuentas edificaciones religiosas entre las que destacan la iglesia de San Vicente, el convento de San Raimundo de Peñafort, la ermita de la Virgen del Camino, la ermita de la Virgen de Valmayor y la capilla de San Cayetano. Al ser un paso obligatorio donde confluyen varios ríos también hay que detenerse en los puentes que los cruzan. Los más populares son los de San Cayetano y el Puente de la Cárcel, que salvan el Quiviesa y el Deva, respectivamente.

hayedosPersonalmente y respetando el gusto de cada uno, yo siempre prefiero quedarme con los espacios naturales que rodean al pueblo. Muchos no tenemos la fortuna de vivir rodeados de paisajes verdes, entre pequeñas montañas donde reina el sosiego y el reloj parece detenerse. Seguro que más de uno cambiaría el gris de la ciudad por estas maravillas que nos ofrece la naturaleza. Nos encontramos a muy poca distancia de los Picos de Europa, pero Potes no pierde la ocasión para mostrar sus atractivos montañeros con pequeñas cumbres. No olvidemos que los Picos alcanzan cotas que rebasan los 2.000 metros. El municipio occidental cántabro cuenta al suroeste con el monte de La Viorna, de 1.151 metros de altitud, desde donde se consiguen unas vistas espectaculares de toda la comarca del Liébana, con sus diferentes pueblos. Otros picos que encontramos en Potes, todos ellos por encima de los 700 metros son el Tolibes, Pumar y Nogalón. Todos estos sistemas montañosos invitan a los ríos Deva y Quiviesa a atravesar el municipio. El primero es uno de los más importantes de la comunidad, que nace a los pies del macizo central de los Picos de Europa, en Fuente Dé, y se adentra por Potes saliendo por el desfiladero de la Hermida. El otro recorre 25 kilómetros después de nacer en el puerto de San Glorio.

desfiladeroAlgo en lo que tenemos que detenernos en su peculiar clima. A diferencia del resto de Cantabria presenta un microclima mediterráneo, mucho más seco de lo que pensamos. Resulta mucho más similar al de la meseta que al del resto de localidades norteñas, donde las temperaturas resultan más extremas (en invierno mucho frío y en verano más calor). Eso le permite gozar de una vegetación un tanto peculiar, donde lo mismo se encuentran bosques húmedos más tipicos de climas atlántico como los robledales o hayedos con alcornoques y encinares del Mediterráneo. Quizás su particular geografía sea el responsable de esta combinación. De hecho, los alcornocares solo se pueden localizar en la zona del Liébana. La fauna no sobresale precisamente por su riqueza, ya que al tratarse de un área muy urbanizada y de escasa extensión los animales no encuentren aquí acomodo. Entre los mamíferos que se esconden destacamos las comadrejas, ginetas o el águila culebrera.

El entorno natural que ofrece Potes le convierte en un destino propicio para la práctica de deportes durante todo el año. La lista es muy amplia y adaptable a todos los gustos, desde escalada, senderismo, mountain bike, pesca, etc. Tanto esta villa como las inmediaciones de los Picos de Europa también resultan muy atractivas para las actividades de turismo activo como descenso de barranco, rutas a caballo, rutas en quads o en 4×4, así que no hay opción de aburrirse.

Los que se decanten por otras planes tiene la posibilidad de darse una vuelta por el mercado semanal de Potes, que se celebra todos los lunes como parte de una tradición. Es una buena ocasión para adquirir productos de la tierra como patatas, chorizo, cebollas, queso picón de Tresviso, queso ahumado de Áliva, miel de Liébana, nueces u orujo. El cultivo de la vid, favorecido por el clima de la zona, permite obtener un aguardiente de gran calidad. De hecho, el segundo fin de semana de noviembre se celebra la fiesta del Orujo, donde se recuerda la destilación del aguardiente y se distingue a la mejor orujera, además de reconocer a una personalidad destacada con el premio de Orujero Mayor. Valoro positivamente a aquellos pueblos que saben explotar sus recursos al máximo y en esta zona tienen que hacerlo gracias a su orujo y a los atractivos que ofrece el entorno para el turista que llega procedente de todo España y que queda encandilado. Además de ser conocidos por el orujo, también tienen el tostadillo, un vino dulce y suave.

WineOtras fiestas que se celebran en la villa son el 15 de agosto, la Virgen de Valmayor, patrona de Potes, done la imagen es llevada desde la iglesia hasta la ermita que lleva su nombre en el sur de la villa. Todo ello se acompaña de comida campestre, berbena y romería con bailes. La otra gran celebración tiene lugar el 14 de septiembre con la Fiesta de la Cruz., con desfile de gigantes y cabezudos y fuegos artificiales, entre otras actividades.

Los productos de la tierra son numerosos y todos de gran calidad, con un laborioso trabajo artesanal. Los que se acerquen a la zona no deben de irse sin probar platos típicos como el cocido lebaniego y los guisos de carne de caza.

telefericotelefericoUna vez descubierto todo lo que esconde Potes también podemos ampliar nuestra agenda de planes con una visita a Fuente Dé, que se encuentra a menos de treinta kilómetros de Potes y que nos permitirá llegar al Teleférico de Fuente Dé, donde se traslada al visitante a una altura de de 1.834 metros, accediendo así a las maravillosas vistas que ofrecen los Picos de Europa. Desde aquí se puede tener acceso a diversas rutas de montaña., como el Pico Tesorero u Horcados Rojos. Cualquier opción que tomemos es garantía de éxito y un refugio perfecto para los amantes de la naturaleza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *