A Roma con amor II

Inicié mi día en la Piazza Barberini, ahí pude ver el monumento de la Fontana del Tritón de Bernini. Desde ahí me fui andando hasta Villa Borghese, es el parque de mayor dimensión de Roma, desde donde pude ver unas vistas estupendas de Roma monumental, me quedé maravillada.

Caminé un poco por la zona y luego me dirigí a la iglesia de Trinita dei Monti que se encuentra en lo alto de una colina, está rodeada de una pequeña plaza llena de pintores y un gran obelisco. Una vez ahí, me di cuenta que en esa plaza finalizaba la parte superior de la escalinata que desemboca Piazza de Spagna (Plaza de España). Cuando bajé comprobé que la vista desde esa perspectiva era aún más impresionante.

Piazza-di-Spagna_GeneraLuego de recorrer la plaza me dirigí a la  Piazza del Popolo (Plaza del Pueblo),  una enorme plaza con forma elíptica y tres nuevas fuentes, en su día era la entrada de peregrinos y viajeros a Roma, fue construida para impresionarlos con la primera visión que se llevaran de esta ciudad.

piazza-barberiniDesde esta plaza salen tres de las principales avenidas de Roma, una de ellas, Via del Corso, donde después de callejear un buen rato salí a la inquieta Piazza Navona. En esta plaza hay 3 grandes fuentes: la de Neptuno, la del Moro y la de los Cuatro Ríos. Una vez ahí decidí deleitarme del lugar y su ambiente, me pedí un Martini blanco y me senté en una de sus terrazas.

Después de una pequeña pausa era hora de un poco de acción. Tenía ganas de conocer y recorrer un mercado ambulante, mezclarme con la gente y disfrutar de cerca sus costumbres. Me contaron que en la Piazza de Campo di Fiori se montaba un mercado de día ambulante, así que me dirigí ahí y me quedé disfrutándolo por un largo rato.

Campo dei Fiori RomaTenía que terminar mi recorrido con la famosísima Fontana di Trevi, que se encuentra en el barrio del mismo nombre. La fontana es enorme y se encuentra unida a la fachada de un palacio. El inconveniente es que como típico punto turístico relevante de la ciudad siempre está abarrotado de gente, y resulta incómodo y complicado hacer fotos y moverse tranquilamente. Por eso recomiendo ir de noche, es igual o mas espectacular que durante el dia y si lo haces acompañado de tu pareja, el momento es molto romantico, al mas puro estilo la dolce vita.

fontana-trevi

fontana de trevi nocheNo podía cerrar un día tan largo sin probar los reconocidos helados artesanales, descubrí y comprobé directamente, que además de ser más baratos, no tienen punto de comparación en la textura ni en el sabor de los que se producen en España.

Roma te sorprende con cada rincón y aventura que te va regalando, es una ciudad que podrías pasar días de días encontrando diferentes actividades y recorridos nuevos por hacer, pero desgraciadamente el tiempo se va agotando y no todo puede ser posible. Me dejo el Vaticano para mi próximo viaje. Es una deuda pendiente, a modo de escusa, para volver pronto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *