Vía Verde del Noroeste, Murcia

Algo más de 48 kilómetros separan Baños de Mula de Caravaca de la Cruz, o lo que es lo mismo el recorrido total de la Vía Verde del Noroeste, que fue rehabilitada en 1998 para disfrute de los amantes de la naturaleza. De momento, como señalamos al comienzo, el inicio de la Vía Verde está marcado en Baños de Mula, un municipio que destaca por sus instalaciones termales. En concreto se sale de lo que queda de la estación de ferrocarril, donde se ha creado una zona de descanso.

Nada más salir cruzaremos un viaducto de 200 metros de longitud que nos llevará a cruzar la carretera comarcal C-415. Como siempre que tenemos que pasar por una zona de tránsito de vehículos se recomienda extremar la precaución. Otro viaducto sobre el río Mula en el kilómetro 3 nos desembocará en un paisaje poco atractivo, que se caracteriza por su escasa vegetación. Lo que se podría considerar casi un desierto, que contrasta con el verdor de las huertas que componen el valle, que ven como rentabilizan al máximo el agua del río Mula.

viaducto sobre el río Mula

Pasaremos junto al municipio que da nombre al rio, con la necesidad de cruzar por medio de un polígono industrial. La marcha nos llevará hacia el Santuario de El Niño, pero para ello no podremos utilizar el antiguo itinerario del ferrocarril, por lo que tendremos que pasar por caminos rurales que nos conducirán hasta el antiguo apeadero de El Niño. Esta variante también nos castigará con alguna cuesta.

santuario del niñoNo será hasta pasado el décimo kilómetro y tras cruzar un par de túneles cuando cambie el paisaje. El camino se amenizará con tierras de matorrales y pinares que se combinan con fincas de árboles frutales. Otro par de túneles, de 200 y 100 metros respectivamente, nos trasladan al Apeadero de La Luz, para a continuación atravesar de nuevo el río Mula por medio de otro gran puente de ocho arcos. Llegados al kilómetro 20 se inicia el descenso en dirección a Caravaca de la Cruz. Nos encontramos en Bullas y como ya sucediera anteriormente la carretera vuelve a ‘comerse’ el trazado original del antiguo ferrocarril del Noroeste, lo que motiva que tomemos otra alternativa que nos llevará al núcleo urbano a través de duras rampas. No hay problema de pérdida porque se encuentra todo bien señalizado. El camino durante este ascenso nos llevará por el camping y el Cementerio, pudiendo hacer un alto en el camino para disfrutar de las bodegas de Bullas.

arboles murciaEl siguiente paso de nuestro recorrido nos llevará por un camino de tierra, que nos conduce a un cruce de una carretera comarcal. Tendremos que seguir de frente por un camino asfaltado hasta alcanzar el punto 30,6 de la senda, donde nos encontraremos con un paso a nivel. Esta será la mejor señal para indicarnos que vamos por el camino correcto. Una vez superados estos problemas, con desvíos incluidos, entramos en un tramo más vistoso, donde el camino se rodea de pinares que nos llevarán a atravesar los viaductos de Arroyo Burete y el Quípar. Muy cerca de este punto se encuentran las ruinas de una antigua ciudad visigoda, Deitana Begastri, antecedente de la actual Cehegín, que hallamos en el kilómetro 41. Si tenemos tiempo podemos disfrutar de la riqueza histórico-artística que presenta este municipio con monumentos del siglo XV. Nos volvemos a salir del núcleo urbano para volver a enlazar con el trazado ferroviario. A partir de aquí el camino a Caravaca se hace más cómodo. No se respeta la antigua traza del tren, pero a través de caminos rurales y después de un pequeño rodeo ponemos el punto y final al recorrido junto a la antigua estación de ferrocarril. El último tramo hacia Caravaca se produce acompañados de un densa arboleda que hace la ruta más atractiva.

Deitana BegastriPor su dureza y longitud se recomienda realizar la senda por tramos, ya que es bastante complejo realizarlo de una sola tirada. Además cuenta con unos cuantos repechos que no favorecen en nada a los caminantes. Los ciclistas acostumbrados a marchas largas no tendrán problema.

En muchas ocasiones es necesario conocer la historia para conocer bien los entresijos que esconden estas vías verdes. En el caso de la del Noroeste surge a raíz de la línea Murcia-Caravaca de la Cruz, que se desarrolló a expensas de la Administración. No era una época propicia para lanzarse a la aventura con su construcción, sobre todo porque otros de similares características no tuvieron mucha fortuna. Muchas veces pensamos que los errores y fallos de construcción y sobrecostes son solo habituales en estos últimos años, pero no es del todo cierto. En este caso la idea inicial de enlazar Fortuna con Caravaca sufrió variaciones antes de comenzar los trabajos, y al final se decidió que conectase la capital murciana con Alguazas, en un intento de hacer más ventajoso el tren. No tenemos constancia de los gastos de la obra, pero no se escatimó en viaductos y puentes para garantizar el paso del ferrocarril. Los trabajos de la vía acabaron en 1931, pero no fue hasta dos años más tarde cuando se inauguró. El surgimiento de las carreteras no hizo más que agudizar sus problemas y convertirlo en un negocio poco rentable.caravaca de la cruz 2En 1971 se pusieron el punto y final a los servicios entre Caravaca y Alguazas, con el levantamiento de las vías. Sin embargo se conservó el tramo que enlazaba Alguazas con la estación de Murcia-Zaraiche, que estuvo en funcionamiento hasta comienzos de los noventa. Los raíles aún se conservan en un estado de abandono ocultos entre la maleza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *