Vía Verde de Ojos Negros II (tramo valenciano)

llano de barracasllano de barracas

Esta Vía Verde es la más larga de España, ya que cubre 160 kilómetros entre Teruel y la costa valenciana. Ante su longitud de optó por dividirla en dos tramos. En este artículo vamos a centrarnos en su vertiente castellonense, que ocupa 67,7 kilómetros, que en concreto cubre el trayecto entre Barracas (Castellón) y Algimia de Alfara (Valencia). Durante nuestro paseo, ya sea a pie o en bicicleta, nos encontraremos con un firme mixto, que combina asfalto y zahorra compactada.

El tramo valenciano de esta senda comienza, como apuntamos antes, en el municipio castellonense de Barracas, casi en el límite con Aragón. El kilometraje original se ha respetado al máximo con la intención de conservar su lado más histórico, sin descuidar el futuro, que contempla una ampliación de la ruta hasta los 200 kilómetros, que dejarían la salida de la Vía Verde en Ojos Negros (Teruel) y el final en el Puerto de Sagunto, con lo que se conseguirían 203 kilómetros de recorrido.

Hay un motivo importante para decantarse por esta ruta, y es que la línea de ferrocarril Valencia-Teruel recorre gran parte de su recorrido y cuenta con paradas muy próximas a la Vía Verde, entre ellas Soneja, Algimia, Segorbe, Navajas, Jérica y Caudiel. De una tirada es complicado realizar el trayecto a pie, pero los ciclistas si que tienen una buena oportunidad para disfrutar de la naturaleza, y además pueden llevar sus bicicletas en el tren.

segorbeLa Vía Verde de Ojos Negros, en su tramo de la Comunidad Valenciana, se inicia en la estación de Barracas. Tras dejar el pueblo nos dirigimos al Llano de Barracas. Antes de cubrir el quinto kilómetro de la ruta se debe abandonar el antiguo carril ferroviario y circular por un camino rural poco transitado. Será preciso cruzar la actual vía, por debajo de un puente, para volver a coger el antiguo trazado minero. A partir del kilómetro 6 la vía verde circulará casi de manera paralela a las actuales vías de tren. Se enfila el descenso del Puerto del Ragudo para alcanzar a continuación las estaciones abandonadas de Torás. Todo ello acompañado de pinares.

sierraEn el Mirador del Ragudo tendremos la ocasión de presenciar las vistas de la Calderota y de las Sierras de Espadán, teniendo unos metros más allá un refugio muy agradecido por los usuarios de esta vía, ya que pueden protegerse de las inclemencias del tiempo.

sierra de espadanPara disfrutar del primer túnel habrá que esperar al kilómetro 13. Será el primero de los tres que tiene la senda, pero éste es el más largo con 237 metros. El paso de los metros nos conducirá a un área de descanso en las inmediaciones de la estación de Masadas Blancas. Poco después tendremos la oportunidad de disfrutar de un búnker de la Guerra Civil, por lo que los restos de historia son palpables durante todo el trayecto.

bunkerEn el kilómetro 20 atravesaremos el viaducto de Fuensanta, son solo 150 metros de longitud, pero con una connotación especial ya que recomiendan pasarse por el fondo del barranco y apreciar los dos viaductos paralelos que convierten a estas dos edificaciones en dos sobrias obras de ingeniería.

Enfilamos hacia la antigua estación de Caudiel, que aún conserva las balsas de agua que se utilizaban para las locomotoras de vapor. El espacio se ha aprovechado para la adecuación de un área de descanso. Si optamos por abandonar la ruta, a 500 metros encontraremos la estación de tren de Caudiel. Un túnel de 220 metros, perfectamente iluminado, nos conducirá hacia una fuente-lavadero, además de enganchar con otras dos sendas (Camino del Cid y PR-CV63). A partir de aquí cambiará nuestro entorno y nos veremos envueltos en un continuo cambio de paisajes, con una rica vegetación de frutales y huertos al principio.

Antes de llegar al kilómetro 30 podremos contemplar las maravillas que ofrecen la sierra de Espadán y la de Calderota, ambas declaradas parques naturales. Después de atravesar un túnel de 520 metros entramos en la población de Jérica, donde podemos hacer parada en algún bar o comercio de la zona, pudiendo hacer un alto en el camino. Hay que destacar de Jérica el recinto amurallado de antaño que aún conserva algunos restos.

trincheraContinuamos el camino siguiendo las señales que nos dirigen por la vía verde que nos llevarán hasta la antigua caseta de guardabarreras. En el kilómetro 34,8 encontramos la antigua estación y el área de descanso de Jérica.

El paso de los kilómetros nos conducirán a las magníficas vistas que nos ofrecen el embalse del Regajo. Otro túnel nos llevará a la vieja cantera de Navajas, donde se ha instalado otra zona recreativa, pero que en su momento fue utilizada para la extracción de piedra que permitió la construcción de la plataforma de la vía. Aquí en Navajas, en su parte alta, llegaremos hasta su camping después de superar un terraplén entre pinos.

En el 41, para llegar a Altura, tenemos dos opciones. Desviarnos a la izquierda hacia el casco urbano o tirar a la derecha compartiendo espacio con vehículos a motor. Más adelante engancharemos de nuevo con la vía verde. Nuestro recorrido nos llevará por la Rambla de Monteros y la Cartuja de Vall de Crist, que nos conducirán hasta la estación de Segorbe, casi oculta por la vegetación. En realidad esta estación se encuentra bastante lejana del pueblo que le da nombre. La explicación es bien sencilla, y es porque aquellos ferrocarriles no estaban pensados para el transporte de viajeros, sino de minerales.

rambla del SomatLa construcción de nuevas autovías alteran en algún tramo el paso de la vía, como es en el caso de Soneja, que se solventa con un camino tallado en el monte. Algo similar ocurre con El Juncar. También hay que decir que en todo momento se intenta respetar al máximo el itinerario original del tren, pero las nuevas vías de comunicación por carretera no lo permiten.

En el tramo final encontramos huertos de naranjos sobre la rambla del Somat, abriéndose paso hacia Alfara de Algimia. Aquí se pone punto y final a la senda, pero en un futuro está previsto que se prolongue hasta Sagunto, además de una conexión con Puçol y con la Vía Verde de Xurra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *