Sendero Sulayr (Sierra Nevada) 1

sierra nevada2

El sendero Sulayr GR-240 nos permite retroceder hasta la época de los árabes. De hecho, para este trazado se recupera la denominación que utilizaban estos para referirse a Sierra Nevada. Pero no debemos de quedarnos con esto únicamente ya que lo que más impresiona son los 300 kilómetros de recorrido, que transcurren de manera circular por los bellos paisajes penibéticos. El itinerario atraviesa las comarcas granadinas y almerienses de Alto Genil, Valle de Lecrin, Valle del Dilar, Alpujarra, Valle del Río Nacimiento, Marquesado del Zanete y Valle del Río Alhama, todo ello con alturas comprendidas entre los 1.800 y 2.000 metros. Un paseo por estas latitudes nos harán retroceder unos cuantos siglos ya que estas sendas fueron utilizadas por distintas poblaciones asentadas en la sierra. Al contrario que en otros picos, su cercanía con el mar y su situación meridional han facilitado la intervención del hombre, donde resultaría chocante en otros lugares que hubiese cultivos por encima de los 2.000 metros y ganadería por encima de los 3.000. A ello hay que sumarle la presencia de numerosas especies que encuentran cobijo en este hábitat tan propicio.

valle de lecrinvalle de lecrinSiempre que se sale a la naturaleza, y más cuando tenemos en mente realizar una ruta de montaña, toda precaución es poca. Es necesario planificar bien el recorrido y más en este caso, donde si tenemos intención de completarla habrá que hacerla en varias etapas, ya que de momento es imposible realizar 300 kilómetros en apenas 24 horas. También debemos de elegir una época adecuada para que el tiempo nos acompañe, además de ir bien equipado tanto de ropa como de víveres, ya que durante el itinerario que circula por la alta montaña se encuentra por lo general bastante apartado de los núcleos de población. Una vez que nos pongamos en marcha descubriremos algo más que bellas estampas, ya que sus vistas nos permitirán presenciar el entorno de Sierra Nevada, las montañas norteafricanas y el Mediterráneo.

El recorrido de la senda de Sulayr se realiza prácticamente por completo por el interior del Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada, lo que es un auténtico lujo para cualquier aficionado a la montaña, pero también debe de suponer una responsabilidad, ya que nosotros dependerá también la conservación y el buen estado de este espacio.

Aunque no reparemos en ellos, quizás por desconocimiento, por estos caminos bajaban los prisioneros para trabajar en la mina y tuvieron lugar muchas emboscadas y luchas cruentas.  Quizás el sendero de Sulayr sea una especie de homenaje, pero también una apuesta de futuro con la recuperación de decenas de kilómetros de caminos de herraduras y vías pecuarias. Esta ruta surgió con ánimo de conseguir un trazado sencillo y seguro para el caminante, con puntos de apoyo como los centros de visitantes, refugios y jardines botánicos. Por su parte, la vegetación y geomorfología de la zona facilitan descubrir paisajes con un gran atractivo paisajístico, donde se tiene en cuenta la importancia que desempeña sobre las dos provincias y sesenta municipios que ocupa. Estos espacios de gran valor ecológico sirven de activo para las comarcas de Sierra Nevada, donde es posible una ruta con atractivos naturales, culturales, etnográficos y turísticos.

Antes de adentrarnos en detalle en las diferentes etapas a realizar y que recomiendan, os recordamos que la duración de este recorrido está estimado entre los 15 y 19 días, siempre y cuando acompañe el tiempo.

Centro de Visitantes Dornajo-Casa Forestal La Cortijuela: Un trazado de 14,7 kilómetros que puede llevarnos entre 4 y 5 horas. La ruta transcurre por el entorno del río Monachil y nuestro paseo nos llevará a disfrutar de las cumbres y de la vega de Granada. Buena parte de su riqueza vegetal se encuentre en este primer trazado donde tienen presencia pinos, robles y encinas. Al final podremos visitar el Jardín Botánico de la Cortijuela, que aglutina la flora más representativa del entorno.

vega de GranadaCasa Forestal La Cortijuela-Rinconada de Nigüelas: Cuenta con una longitud de 19,4 kilómetros, que se podría cubrir en torno a las seis horas. Los pronunciados desniveles de este segundo tramo se compensan gracias a los maravillosos paisajes que encontraremos a nuestro paso. Es una etapa muy exigente que transcurre por los valles de los ríos Dúrcal, Torrente y Dilar y que pierde altitud a medida que se acerca a las vegas de Granada y del valle de Lecrín. Nos metemos de lleno en la alta montaña, alejándonos de cualquier núcleo de población, por lo que en esta etapa se exige una correcta planificación, ya que hay que concretar un lugar para pernoctar y estar pendiente del tiempo.

Rinconada de Nigüelas-Tello (15 kilómetros): La mayoría de este tramo transcurre entre pistas forestales Se salva un desnivel de 2.000 metros desde el barranco del río Torrente hasta el valle de Lanjarón. En la actualidad esta zona se está intentando recuperar de un incendio ocurrido en 2005.

lanjaronTello-Puente Palo: Etapa de 8,7 kilómetros que nos llevará poco más de tres horas. Se atraviesa el barranco de Lanjarón hasta ascender a una altura de 1.700 metros en la Loma de Cañar. Desde aquí disfrutaremos de una bonita panorámica del valle. A partir de aquí el sendero continúa por una pista forestal que cruza el robledal de Cáñar, un bosque que soporta las sequías del verano gracias a las brumas húmedas que llegan desde el Mediterráneo.

Puente Palo-Capileira (10,5 kilómetros): Recorre la acequia del Aimiar hasta llegar a la Atalaya, donde el alto en el camino es casi obligatorio. Como curiosidad hay que destacar que en las inmediaciones hay una comunidad budista, lo que da fe de que se trata de un espacio donde reina la tranquilidad y el sosiego. A continuación emprendemos la bajada entre cortijos y cultivos, muy atentos a los pueblos de Pampaneira, Bubión y Capileira.

sierra nevadaCapileira-Trévelez (17,4 kilómetros): En esta etapa se conectan los dos pueblos más altos de Sierra Nevada, ascendiendo en un primer tramo por bosques de pinos y encinas, cruzando riachuelos y pastizales. En esta zona es común que sobre nuestras cabezas sobrevuele el águila imperial o nos encontremos de frente con la cabra montés. Nuestro camino continuará pro una pista forestal que nos conducirá hasta el pueblo de Trevélez.

Trevélez-Lastonar: Es uno de los tramos más largos con casi 25 kilómetros. Se deja atrás el valle del río Trevélez, ascendiendo entre prados de castaños y cultivos, llegando a coronar la loma del Portichuelo.

Lastonar-Fuente del Espino: Nos adentramos de lleno en la Alpujarra granadina, un lugar bastante aislado de los pueblos. En este entorno se fijó el autor Gerald Brenan para escribir su obra ‘Al sur de Granada’. Esta etapa se prolonga durante 16,5 kilómetros.

Fuente del Espino-Barranco Riachuelo (20,6 km): Atraviesa la alpujarra granadina y la almeriense en medio de paisajes teñidos de verde gracias a los numerosos arroyos de su entorno. Parte de este tramo que abordamos aquí fue escenario de las batallas entre cristianos y moriscos, que aún perduran en el recuerdo gracias a las fiestas de los pueblos. De aquellos tiempos aún se conservan acequias y cortijos, pero lo curioso es que los animales que se encuentran en este trazado han sabido convivir con la presencia del hombre. Entre ello el jabalí, cabra montés, águila real o el zorro. Esta parte de la ruta está marcada por poblados pinares y encinares autóctonos.

Como nos hemos enfrentado a una dura ruta de montaña, que nos llevará unos quince días, lo mejor es estar lo mejor preparado posible y seguir una serie de recomendaciones:

  • Informarse de las condiciones del recorrido.
  • Conocer la existencia de refugios.
  • Ir bien equipado con gorros, guantes, botas de motaña y ropa de abrigo.
  • Llevar agua y comida suficiente.
  • No hacer nunca estas marchas solo. En el caso de que sea así es necesario poner en conocimiento de algún familiar el recorrido a realizar.
  • Extremar precauciones en aquellas zonas húmedas que pueden provocar resbalones, sobre todo en rocas.
  • Ir siempre por el sendero y evitar los atajos.
  • Cuidado con la niebla. En ese caso lo mejor es pedir ayuda y quedarse en un sitio. Avanzar por terreno desconocido y de noche puede resultar peligroso.
  • La altitud del parque no es recomendable para personas con problemas cardiovasculares.
  • Llevar siempre el móvil cargado para llamar en caso de emergencia.
  • Mucho cuidado con las tormentas eléctricas, sobre todo en zonas de alta montaña.
  • En el caso de picadura de víbora ponerse en contacto de inmediato con los servicios de emergencia.

Algo que no podemos pasar por alto y que creemos que no es necesario recordar es el cuidado de la naturaleza. Por lo general la presencia del hombre solo ha acarreado problemas al ecosistema, incluso modificándolo de manera negativa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *