Parque Nacional de Sierra Nevada

portada

En las cumbres de Sierra Nevada encontramos el pico más alto de la Península Ibérica, el Mulhacén con 3.481 metros, pero no debemos de quedarnos solo con eso, porque este Parque Nacional, de 86.208 hectáreas es mucho más que eso. En 1986 fue declarada reserva de la Biosfera, para a continuación en 1989 conseguir la declaración de Parque Natural y en 1999 la de Parque Nacional. Pero posiblemente no debamos quedarnos solamente en el área ocupada por el Parque Nacional, ya que este entorno es uno de los espacios naturales más protegidos de España, que se incrementa hasta los 171.646 hectáreas, que se reparten entre Granada y Almería.

Para darle valor a todo lo conseguido por Sierra Nevada hay que destacar que en España solo hay 15 Reservas de la Biosfera, donde se reconocen espacios naturales de gran diversidad biológica y la relación entre el hombre y la naturaleza es más que ejemplar. La declaración de Parque Natural se debe a la particularidad de su paisaje, geomorfología, fauna y flora, incrementando su valor conservacionista con el tiempo con su reconocimiento como Parque Nacional, donde se busca la protección de sus ecosistemas, el fomento y difusión de sus valores cultural y la conservación y recuperación de especies y hábitats, entre otras cosas.

alpujarraalpujarraSe dice que este espacio natural representa los valores de la media y alta montaña mediterránea. Está integrado dentro de las Cordilleras Béticas, pero sus dimensiones y su enorme riqueza la dejan con una cierta personalidad e independencia. Si concretamos su superficie, hay que situarla al sureste de Granada y el extremo occidental de Almería, con 15 municipios del primero y 29 del segundo. No olvidemos que el Sistema Bético son una un conjunto de formaciones montañosas que se extienden por el sureste de la Península desde el estrecho de Gibraltar hasta la provincia de Murcia.

estrecho de GibraltarPor lo general sus picos presentan formas suaves y alomadas, con algunas excepciones como en la cabecera del Genil, donde es más bien escarpado y abrupto. Antes destacábamos por encima de todo la presencia en esta zona del pico más alto de la Península, pero no debemos de pasar por alto que en total se contabilizan hasta quince cumbres que rebasan los 3.000 metros. Por detrás del Mulhacén le sigue muy de cerca el Veleta con 3.392 metros.

Cabecera genilCabecera genilEn estas montañas aún quedan patentes marcas de la erosión glaciar, que han originado valles en forma de U, lagunas y circos coronados por sierras abruptas. Algo que también llama nuestra atención son los circos glaciares, que se muestran más evolucionados en las zonas más altas.

Los expertos dividen Sierra Nevada en tres zonas que se presentan de una manera concéntrica. En la parte central se elevan las cumbres más elevadas, que se encuentran rodeados de una orla interna de terrenos triásicos, representado por serpentinas, mármoles, pizarras y gneises. En la parte más externa se presenta un cinturón de calizas y dolomías.

sierra nevadasierra nevadaEn estas zonas tan elevadas es habitual que se produzcan importantes precipitaciones e importantes capas de nieve, lo que representan a la larga una importante fuente de recursos hídricos. Los veranos suelen ser más bien suaves mientras que los inviernos son muy fríos con heladas constantes. No olvidemos que por encima de los 2.500 metros las precipitaciones son en forma de nieve en un 95% de las veces, mientras que cuando rebasa los 1.800 metros es en el 30%. Todo esta agua va a parar a los numerosos ríos, arroyo y barrancos. En el suroccidente circula el río Ízbor y más al norte hace lo propio el Genil, que acaba por desembocar en el Guadalquivir. Los ríos Guadalfeo, Adra y Andarax surgen de la vertiente meridional de la  Sierra. La presencia de una red fluvial tan importante origina una erosión, que se acentúa sobre todo entre los 800 y los 2.000 metros de altura.

alpujarra2Uno de los grandes valores de este espacio ecológico es su riqueza floral. De las 8.000 que se contabilizan en la Península Ibérica, en torno a las 2.100 se encuentran en Sierra Nevada. Muchas especies se aprovecharon de las gélidas temperaturas, además de su situación estratégica en el occidente de la región mediterránea y a su aislamiento geográfico. De las 2.100 catalogadas 116 están en peligros de desaparición. Los proyectos de conservación tratan de evitar cualquier daño a estos vegetales, que compiten contra el coleccionismo, sobrepastoreo, plantaciones de especies exóticas, infraestructuras, estación de esquí y turismo.

sierra nevada eskisLas formaciones boscosas también encuentran acomodo en las grandes latitudes. Por ejemplo, entre los 1.300 y los 1.900 metros, crecen los encinares. En los márgenes de ríos y arroyos crece la vegetación riparia.

Por encima de los 2.800 metros, las condiciones climatológicas se recrudecen y fomentan la aparición de pastizales de baja calidad, que cuentan con una amplia gama de especies endémicas. En estas alturas creces pinares y sabinares.

almendroEn estas zonas boscosas habita una fauna muy variada, entre los que encontremos el pito real, el agateador común, el carbonero común, el herrerillo común, el mirlo, el reyezuelo, las currucas, mosquiteros, pinzón vulgar, culebra de escalera, lagarto ocelado o el sapo corredor. En lo referente a mamíferos en estas zonas es frecuente encontrarse con zorros y comadrejas. En el caso de estos últimos se disputan junto con otros mamíferos liebres y conejos. Menos difícil de ‘cazar’ son la gineta y el tejón, que tienen unos hábitos más nocturnos.

zorroA alturas considerables destacan el acentor alpino, el colirrojo tizón, la collalba gris, la alondra común, la perdiz común, el buitre leonado, jilgueros o el mirlo capiblanco. Todo ellos en el capítulo de aves, porque la cabra es sin lugar a dudas la especie más reconocida del Parque. Se dejan ver con bastante facilidad. También encuentran acomodo topillos y comadrejas. Encontramos, además, más de ochenta especies de insectos endémicos, que cuentan con unas características un tanto curiosas aprovechando la altitud por la que se mueven. Son de color negro y tienen el tegumento duro, pero lo que más llama la atención es que ya no cuentan con facultad para volar.

perdizHay que decir que la declaración del Parque Nacional supuso un avance importante en la conservación de los valores culturales y naturales de este espacio. Se conseguía poner así fin a problemas de sarna y parasitosis que provocaron una excesiva presencia de cabra montés, industria de la nieve, presión de los herbívoros e incendios forestales. En el Parque de Sierra Nevada la actividad económica se fundamenta sobre todo en la agricultura, donde abundan los cultivos de secano, como el trigo, olivo o almendro. Para llegar a los de regadío tenemos que ‘escalar’ unos cuantos metros más hacia arriba, con frutales, productos hortícolas y patata. No podemos pasar por alto el abandono de ciertas zonas ante el abandono de muchos lugareños. Este éxodo rural también ha marcado la actividad ganadera. En su momento un elevado número de reses provocó el empobrecimiento de los pastos, que ahora respiran un poco más aliviados ante la caída del número de animales. Ahora destacan la actividad caprina y de ovino.

trigotrigoEl ganado y la agricultura van dejando paso a nuevos sectores económicos que se abren paso en Sierra Nevada. La facilidad para acceder a zonas tan elevadas resulta muy atractivo para los visitantes, y es que el turismo es una de las fuentes de riqueza gracias a la estación de esquí y al turismo rural en la Alpujarra. Quizás un exceso de presencia humana acabe por estropear el parque, por lo que se debería activar medidas de regulación. No olvidemos que hace unos años se expedientó a la estación de esquí por adueñarse de espacio protegido del Parque Nacional. Era un viejo deseo de los responsables. Lo peor de todo es que tanto uno como otro dependen de la comunidad autónoma, por lo que el choque de intereses es evidente. La responsabilidad de los Parques Nacional recae desde hace unos años en las comunidades, tras cederles la gestión el Estado, pero en nuestra mano también está su adecuada conservación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *