Piragüismo por el río Alberche

Rafting

Siempre me llamó la atención el piragüismo pero tenía la idea de que era una actividad que sólo podían hacerla personas con condiciones físicas excepcionales. Hace poco un amigo de la infancia me sorprendió contándome su aventura con una piragua por el Alto Tajo en Guadalajara.

Después de este relato se vio desmantelada toda mi teoría poco fundamentada  de que era necesario tener un nivel profesional para vivir esta experiencia. Fue en ese momento que decidí investigar más del tema, y efectivamente terminé comprobando, por todo lo que leí y consulté a personas especialistas en el tema, que no es un deporte que supone grandes esfuerzos físicos.  Es cierto que mi nivel responde al de una persona que semanalmente le gusta correr e ir al gimnasio por lo menos tres veces por la semana, por lo tanto mi resistencia y capacidad física está de alguna manera desarrollada y esto definitivamente ayuda. Después de convencerme que podía perfectamente montarme en una piragua y lanzarme a la experiencia, planifiqué mi primera aventura por el río Alberche.

rio_albercheEl río Alberche por lo que pude constatar es uno de los clásicos en la práctica de esta actividad. Se bajó por primera vez a hace treinta años aunque no pudo descenderse en su totalidad. Nace en plena sierra de Gredos y da lugar al llamado Valle del Alberche, en la provincia de Ávila, alrededor se encuentran poblaciones conocidas tales como Hoyocasero, Navaluenga y Burgohondo.

gredosLa dificultad de la ruta va a variar en función del volumen de agua. Cuando yo decidí realizar la actividad busqué que el comportamiento del cauce sea bajo por periodo de escasas lluvias. En ese momento las contracorrientes apenas tienen fuerza, y entre los tramos movidos hay grandes espacios sin apenas dificultad. Este comportamiento del río es perfecto para piragüistas como yo,  sin mucha experiencia o técnica, que deben bajar acompañados de un monitor o un profesional cualificado.

rio200Recuerdo perfectamente cuál fue mi impresión cuando me monté en una piragua y comencé a moverme sobre el cauce del río, tenía la sensación de que no tenía que hacer nada más que dejarme llevar por la corriente, no había prisa porque la piragua bajaba a su ritmo, mientras yo podía disfrutar, gracias a que iba dirigido por un guía, del paisaje natural tan maravilloso que me rodeaba.

2Tips:

1. Para llegar es muy sencillo, desde la carretera N-403 Toledo-Ávila se toma el desvío a Navaluenga y de allí, simplemente hay que dirigirse hasta el lugar donde se quiere iniciar el descenso.

2. Hay diversas empresas que se dedican a ofrecer servicios relacionados a la  actividad del piragüismo, tanto en aguas tranquilas como en bravas y ríos deportivos. Puedes contratar a un guía, hay diversas ofertas, para grupos o individuales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *