Parque Natural de Ubiña

Parque Nacional de Ubiña5

Parque Natural de Ubiña. Este parque abarca la totalidad del concejo de Teverga y una parte de Quirós y Lena, sumando en total más de 42.000 hectáreas de extensión. Es un territorio de montaña marcado por los evidentes contrastes que facilitan tanto la práctica del senderismo como el disfrute de la naturaleza.

Recientemente, el pasado julio de 2012, el Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa fue declarado Reserva de la Biosfera por el Consejo Internacional de Coordinación del Programa Hombre y Biosfera de la Unesco, siendo el sexto espacio asturiano que se integra en esta red tras los de Somiedo, Muniellos-Fuentes del Narcea, Redes, Eo, Oscos y Terrás del Burón (compartido con Galicia) y Picos de Europa (también compartido con Castilla y León).

Parque Nacional de Ubiña1Además, tras los Picos de Europa es el principal sistema montañoso del Cantábrico. La imagen que tenemos de Asturias es verde y no puede ser de otra manera ya que el 35% de su superficie está protegida, algo inusual en los tiempos que corren.

La posibilidad de hacer cumbre es bastante sencillo, sobre todo porque existen decenas de opciones para ascender, tanto para senderistas principiantes como experimentados escaladores. En el extremo meridional se encuentra la segunda montaña más alta del Principado tras los Picos de Europa, el macizo de Peña Ubiña, que cuenta con altitudes que llegan a los 2.400 metros.

Ruta Torrestío Lagos de Saliencia. Parque Natural de Somiedo.

Este privilegiado paisaje muestra un intenso modelado glaciar, que no deja de ser una huella geológica que resalta sobre todo en el valle de los Puertos de Agüeria. Son cicatrices de un pasado donde la nieve era casi permanente.

En cuanto a vegetación hay que destacar la gran cantidad de hayedos, que ocupan unas 5.000 hectáreas, además de los bosques de roble y abedul, con otras 500 hectáreas. En la parte superior de los bosques abundan amplios terrenos de pastizales que sirven de abastecimiento para el ganado.

En esta zona también es conocida la presencia de los osos y urogallos, dos especies en peligro de extinción. En las zonas más bajas se dejan notar importantes poblaciones de jabalíes, corzos y gavilanes. No obstante, las especies más representativas son las que encontramos en la alta montaña, como el águila, el buitre o el rebeco.

Como en la mayoría de estos espacios naturales que encontramos en Asturias, se conservan sus valores gracias a la escasa presencia de la mano del hombre, ya que el asentamiento de personas tiene lugar a orillas de los principales ríos y la comunicación entre las distintas aldeas aún se realiza por caminos de segunda.

Iglesia colegiata de San Pedro de Teverga

La arquitectura tradicional se mantiene en estos pueblos, donde aún permanecen viviendas de piedras y corredores de madera, además de las cabañas de piedra con cubierta de teja o teitos o los cabanos. Otro aspecto que le da un valor incalculable a la zona es el Camino Real de la Mesa, una antigua calzada romana que en la actualidad delimita los concejos de Miranda y Grado (Cordal de Porcabezas) y los de Somiedo y Teverga (Cordal de la Mesa). Esta vía comunicaba los pueblos romanos de Asturias con los de la Astorga, conocidos en aquella época como Asturica Augusta.

Vistas del Puerto Ventana nevado


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *